A partir del 1 de enero de 2023, la cotización del Régimen Especial de Trabajadora Autónomos (RETA) cambiará tanto en forma como en cuantía. Desde esa fecha, los autónomos tendrán que cotizar en función de los ingresos que generan con la actividad.

Este nuevo sistema de determinación de la base de cotización viene establecido por el Real Decreto Ley 13/2022 de 26 de julio, y especifica las bases mínimas y máximas en función del tramo en el que se encuentre la persona autónoma, según los ingresos netos.

A continuación, se exponen las bases de cotización mínima y máxima entre las que podrán elegir los autónomos durante el año 2023, según los tramos de ingresos de la persona.

 20232023
TramoBase mínimaBase máxima
Menos de 670 €751,63 €849,66 €
> 670 y 900 €849,67 €900 €
> 900 y 1.166 €898,69 €1.166,70 €
> 1.166 y 1.300 €950,98 €1.300 €
> 1.300 y 1.500 €960,78 €1.500 €
> 1.500 y 1.700 €960,78 €1.700 €
> 1.700 y 1.850 €1.013,07 €1.850 €
> 1.850 y 2.030 €1.029,41 €2.030 €
> 2.030 y 2.330 €1.045,75 €2.330 €
> 2.330 y 2.760 €1.078,43 €2.760 €
> 2.760 y 3.190 €1.143,79 €3.190 €
> 3.190 y 3.620 €1.209,15 €3.620 €
> 3.620 y 4.050 €1.274,51 €4.050 €
> 4.050 y 6.000 €1.372,55 €4.139,40 €
Más de 6.000 €1.633,99 €4.139,40 €

Este nuevo sistema de cotización pretende reducir el coste de cotización, para aquellas personas autónomas que tengan un nivel de ingresos bajo, incrementando el coste de los que lo tienen más elevado.

El autónomo tendrá que hacer una previsión a principio de año, de lo que considera que puede llegar a generar de ingresos, lo cuál determinará su cuota durante el año, y se revisará a final del ejercicio.

Debido a la posibilidad cambiante de los rendimientos netos, la nueva normativa modifica el número de veces que un autónomo puede modificar su base de cotización, pasando a ser de hasta 6 ocasiones:

  • Del 1 de enero hasta el 28 o 29 de febrero: con efectos el 1 de marzo. 
  • Del 1 de marzo al 30 de abril: con efectos el 1 de mayo.
  • Del 1 de mayo hasta el 30 de junio: con efectos el 1 de julio.
  • Del 1 de julio hasta el 31 de agosto: con efectos el 1 de septiembre.
  • Del 1 de septiembre al 31 de octubre: con efectos el 1 de noviembre.
  • Del 1 de noviembre al 31 de diciembre: con efectos desde el 1 de enero del año siguiente.

Al final de año, cuando la Seguridad Social realice las comprobaciones pertinentes, si según los rendimientos netos del autónomo, ha cotizado por una base inferior, le emitirán una comunicación para abonar las diferencias. En caso de que haya cotizado en exceso, se realizará una devolución de ingresos indebidos.

Como novedad, se elimina el tope de cotización de los trabajadores autónomos mayores de 47 años, debido a la incompatibilidad con el nuevo sistema según los rendimientos netos.

También destacar que, aquellos autónomos que hasta ahora vinieran cotizando por una base superior a la mínima, de forma voluntaria, podrán continuar con esta base de cotización excepcionalmente, y siempre que sea superior al tramo que le corresponda según sus ingresos reales.

Finalmente, en cuanto a la Tarifa Plana de nuevos autónomos, pasará a ser de 80€ durante los 12 primeros meses, con independencia de los ingresos del autónomo. A partir de los 12 meses siguientes, si los ingresos se encuentran por debajo del salario mínimo, podrá continuar pagando 80€ al mes. A partir de los periodos mencionados, cotizará según ingresos reales.

OBLIGACIONES Y PASOS A SEGUIR

Si eres un trabajador autónomo, tendrás que revisar tu cuota de autónomo a principios del año 2023, para adaptarla a tus rendimientos netos (estimados y/o previstos).

Lo primero que tendrás que hacer es la estimación de rendimientos netos, entendiendo estos como la totalidad de ingresos menos la totalidad de gastos producidos por la actividad y necesarios. Sobre esta cantidad, se aplicará adicionalmente una deducción de gastos genéricos del 7% (3% en el caso de RETA Societarios). Esta cifra se divide por 12, y ya tendremos el rendimiento neto mensual, que será lo que determinará la base de cotización.

Segundo, debes comunicar la previsión de ingresos reales. A través de la sede electrónica de la Seguridad Social, se tendrán que comunicar estos rendimientos, para que la Tesorería determine la base y cuota a abonar. El autónomo podrá elegir entre la base mínima y la base máxima del tramo en el que se encuentre.

Tercero, a partir de 2023 estás obligado a realizar la Declaración de la Renta. Sea el importe que sea que percibas de rendimientos, y con independencia de tu situación personal, todos los trabajadores autónomos estarán obligados a realizar declaración de la renta cada año, ya que será el sistema con el que la Seguridad Social cruzará datos.

Cuarto, revisar la cuota durante el año 2024. Una vez realizada la declaración de la renta del año 2023, se tendrá que revisar si se ha pagado de más o de menos Seguridad Social, y actuar en consecuencia, abonando la diferencia o solicitando la devolución del exceso.

PREGUNTAS FRECUENTES (FAQ)

¿Debo informar de alguna cosa a la Seguridad Social?

Si, a principios de 2023 tendrás que informarles de tus rendimientos netos mensuales previstos para todo el año, y con esto asignarán un tramo de cotización para que elijas entre mínimo y m  áximo.

¿Qué pasa si cobro más o menos de lo informado?

Si la previsión es muy distinta a lo que inicialmente determinaste, cada dos meses puedes realizar nuevamente el cálculo de la base de cotización, por lo que podrás adaptarte. En cualquier caso, al año siguiente la Seguridad Social revisará que las cotizaciones hayan sido correctas.

Yo ya cotizaba por encima del mínimo, ¿me afecta?

Si tu base de cotización era voluntariamente superior a la mínima, excepcionalmente podrás mantenerla, siempre que sea superior que las bases resultantes del tramo que corresponde según tus ingresos reales.

Entonces, ¿tengo obligación de realizar la renta cada año?

Correcto, tendrás que hacer la declaración de la renta cada año, con independencia de los rendimientos generados y tu situación, ya que será un mecanismo de control de la Seguridad Social.

Estoy beneficiándome a día de hoy de la tarifa plana. ¿La voy a perder?

No. Aquellos autónomos que hayan iniciado una actividad con anterioridad a 2023, y se estén beneficiando de la bonificación de autónomos de tarifa plana, seguirán con esta hasta que se agote (24 meses) de acuerdo a la normativa previa. Lo que si variará será la cuota a pagar, por lo que probablemente el importe final a abonar sí que se verá afectado.

¿Podré cotizar más de lo que me corresponda?

Solamente se podrá cotizar entre un umbral mínimo y máximo que irá determinado según el tramo que te corresponda, en función de los rendimientos netos.

Límite de la actualización de la renta en los arrendamientos de vivienda

El Real Decreto 6/2022 de 29/03/22, por el que se adoptaban medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, ofrecía entre sus medidas, en el Título VI-Otras medidas de apoyo a trabajadores y colectivos vulnerables, artículo 46, un límite a las actualizaciones de la renta que se produjeran hasta el 30 de junio de 2022 para los alquileres de viviendas. Sin embargo, ante la evolución del IPC, se prorrogan las medidas del Real Decreto ley 11/2022 se extiende el límite para las revisiones de renta realizadas desde la entrada en vigor de este Real Decreto-ley y hasta el 31 de diciembre de 2022.
Debemos ser conscientes, que, para ello, no modifica la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994, sino que el Gobierno acude a una medida extraordinaria y temporal, sin que el legislador deje claro numerosas cuestiones, a qué contratos afecta, si se aplicará a toda la anualidad del contrato o cuál es el porcentaje aplicable del IGC, ya que el Gobierno anuncia un límite del 2%, pero si atendemos a la literalidad del precepto, cabría interpretar ese porcentaje

Resumamos las medidas:

Suspensión de los juicios de desahucios para arrendatarios y okupas

Se extiende el plazo de suspensión de los desahucios también hasta el 31 diciembre de 2022.

Esta medida de suspensión de los desahucios y lanzamientos continúa vigente desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 11/2020, el 2 de abril de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2022, para los arrendatarios que se encuentren en una situación de vulnerabilidad económica que le imposibilite encontrar una alternativa habitacional para sí y para las personas con las que conviva, lo que se deberá acreditar.

Los procedimientos que pueden acogerse a la suspensión son los desahucios que versen sobre reclamaciones de renta o cantidades debidas por el arrendatario, o la expiración del plazo de duración, que pretendan recuperar la posesión de la finca incluso los que como dice el precepto «…y en aquellos otros en los que el desahucio traiga causa de un procedimiento penal» y establece en la letra c), que tan solo se excluirá la suspensión «c) Cuando la entrada o permanencia en el inmueble se haya producido mediando intimidación o violencia sobre las personas» modificando el texto anterior, que señalaba, «c) Cuando la entrada o permanencia en el inmueble sea consecuencia de delito.

Solicitud de compensación por arrendadores y propietarios

Por otra parte, el nuevo Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, también amplia el plazo de solicitud para las compensaciones por parte de arrendadores y propietarios ante la suspensión de los desahucios, y

se extiende el plazo para la solicitud de compensación por arrendadores y propietarios hasta el 31 de enero de 2023.


El requisito para esta compensación a los arrendadores es que la Administración no hubiese adoptado las medidas adecuadas facilitando una vivienda digna, dentro de los tres meses siguientes a la fecha de emisión del informe de los servicios sociales. Igualmente, en el caso de los propietarios de viviendas afectadas por las medidas adoptadas conforme al artículo 1 bis, tienen derecho a solicitar una compensación siempre que acrediten perjuicio económico al encontrarse la vivienda ofertada en venta o arrendamiento con anterioridad a la entrada en el inmueble.
El procedimiento para acogerse a esta solicitud se inicia a instancia de parte con la solicitud ante el órgano competente en materia de vivienda de cada Comunidad Autónoma, con una exposición razonada y justificada de la compensación por el período entre el acuerdo de suspensión y a partir de 31 de marzo 2020, y el momento en que la misma se levante por el Tribunal o por alcanzar el límite temporal del 31 de diciembre de 2022.

En vigor a partir del 31/03/22 hasta el 30 de junio de 2022 y por tanto afecta a todos los arrendatarios y arrendadores que tengan que actualizar su renta entre el 31 de marzo y el 30 de junio

Limita la subida del precio del alquiler a un máximo del 2% A MENOS QUE SE PACTE OTRA COSA



Es aplicable tanto para grandes tenedores como para pequeños propietarios particulares

Recordemos:
Para aplicar una subida debe aparecer expresamente en el contrato. Hasta ahora si no se dice nada sobre el índice era el IGC y se podia pactar como máximo el IPC.

El BOE (Disposición 4972 del BOE núm. 76 de 2022) dispone que debe haber un nuevo pacto entre las partes. Propietario particular e inquilino pueden pactar el tipo de subida de la renta cuando toque la revisión. 

Pero añade que, en caso de no llegar a acuerdo entre el pequeño arrendador y el arrendatario, el incremento de la renta no podrá exceder del resultado de aplicar la variación anual del Índice de Garantía de Competitividad en la fecha que toque la actualización. Ahora mismo en el 2%.

“Se tomará como mes de referencia para la actualización el que corresponda al último índice que estuviera publicado en la fecha de actualización del contrato”.


El BOE entró en vigor el 31/03/22 y tiene una fecha de validez hasta el 30/06/22


El BOE no indica que esta medida deba ser retroactiva. Por lo tanto, este límite afectará a los contratos de alquiler “cuya renta deba ser actualizada porque se cumpla la correspondiente anualidad de vigencia dentro del periodo comprendido entre la entrada en vigor de este real decreto-ley (31 de marzo) y el 30 de junio de 2022”.


Los alquileres a los que les haya tocado la revisión durante marzo y en el contrato se estipule que se actualizarán con el IPC, la propia LAU confirma que se tomará como mes de referencia para la actualización el que corresponda al último índice que estuviera publicado en la fecha de actualización del contrato.


Ejemplo en el caso de una persona física «pequeño propietario»: Tenemos la clausula de revisión de la mensualidad el 05 de abril. El último IPC aprobado es del mes de marzo y es de 9,8%. Por tanto, el arrendador podrá solicitar un aumento del 9,8% pero si el arrendatario no está conforme, el aumento total se tendrá que limitar al 2%. 

Si el arrendador fuese un gran tenedor automàticamente el aumento solo podrá ser del 2%


En cuanto a las personas trabajadoras en situación de ERTE y fijas discontinuas,

Podrán acceder a las nuevas ayudas las personas en situación de un ERTE o con un contrato fijo discontinuo perceptoras de la prestación extraordinaria que se encuentren en suspensión de contrato parcial o total al menos un día entre el 1 y el 31 enero de 2022.

💰 Las personas que hayan estado en esta situación entre 1 y 90 días durante el periodo del 1 de junio del 2021 al 31 de enero del 2022 recibirán 600 euros, mientras que las que hayan estado 91 días o más recibirán 700 euros.

📅 CALENDARIO PREVISTO:

– la solicitud se deberá realizar durante el mes de abril

La Generalitat ha aprobado una remesa de ayudas para las pérdidas ocasionadas por las restricciones, al sector de la restauración.

💰 El importe de la ayuda dependerá del número de trabajadores que tuviera la empresa a 31 de diciembre de 2021:

De 0 a 9 trabajadores: 1.000 euros

De 10 a 49 trabajadores: 5.000 euros

De 50 a 249 trabajadores: 15.000 euros

📅 CALENDARIO PREVISTO:

– la solicitud se deberá realizar durante el mes de abril

– los beneficiarios recibirán el dinero (mediante un pago único) durante el mes de junio

Las ayudas del Kit digital tienen el objetivo de mejorar el grado y la competencia de la digitalización de las pequeñas/microempresas y de los trabajadores autónomos. Estas ayudas se encuentran dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y se han presupuestado 3.067 millones de euros de inversión pública en el periodo de 2021-2023.

Hay que destacar la importancia de la rapidez con la que se debe pedir esta ayuda directa, ya que se conceden únicamente bajo el criterio de presentación. Es decir, se irán concediendo las ayudas en orden de presentación hasta agotar el presupuesto destinado.

Para saber si se cumplen o no los requisitos para la ayuda, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Las ayudas se conceden solamente a empresas pequeñas (entre 10 y menos de 50 empleados), microempresas (3 y menos de 10 empleados) y autónomos (0 y menos de 3 empleados)
  • Hay que estar inscrito en el censo de empresarios, profesionales y retenedores de la Agencia Estatal de Administración Tributaria o en el censo equivalente de la Administración Tributaria Foral.
  • No tener la consideración de empresa en crisis conforme lo dispuesto en el art 2.18 Reglamento (UE)
  • Estar al corriente de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social
  • Disponer de la evaluación del nivel de madurez digital de acuerdo con la prueba disponible en Acelera pyme. (muy importante). Web para evaluar el grado actual de digitalización

Esta ayuda no puede coexistir con otras ayudas que estén destinadas al mismo fin. También hay que tener en cuenta que la ayuda no se da directamente a la empresa que ha realizado la solicitud, si no que el importe (bono digital) se da a los “agentes digitalizadores”, que son los encargados de ofrecer el servicio a las empresas beneficiarias de la ayuda.

CUIDADO

Podrán destinarse estas ayudas cuando el fin sea sustituir a las soluciones ya adoptadas por el beneficiario, siempre que supongan una mejora funcional. Se deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  1. La solución debe ser completamente nueva y cumplir todos los requisitos mínimos de la categoría a la que pertenece, conforme al Anexo IV de las bases reguladoras.
  2. Que la solución sustituida no cumpliera con algunos de los requisitos mínimos exigidos en la misma categoría de solución digitalizadora correspondiente.

No se considera mejora funcional:

  1. Ningún desarrollo, progreso, aumento o enriquecimiento de los servicios y funcionalidades de la solución existente.
  2. Actualización de versiones de software por el proveedor, esto es, releases que el proveedor saque sobre una versión
  3. Upgrades o mejora de versiones.  

Plazos de presentación y fecha límite

El plazo de inscripción para la percepción de esta ayuda será el 15/03/2022 y tendrá una vigencia de seis meses, hasta el 15/09/2022 a las 11:00.

Hay que tener en cuenta que esta duración es estimatoria, ya que la ayuda también puede “cerrarse” si se agota el presupuesto estipulado.

Actualmente existen tres nuevas reducciones temporales con efectos a partir del 6-10-2021 para aquellos propietarios que hayan mejorado la calificación energética de sus viviendas arrendadas para fines de vivienda habitual, o para sus propias viviendas habituales.

Estas tres reducciones temporales consisten en la capacidad de deducir entre un 20% hasta un 60% ateniendo a distintos requisitos y características que se detallan a continuación:

  1. Se podrá deducir hasta un 20% de las cantidades satisfechas por las obras realizadas desde 6-10-2021 hasta el 31-12-2022 si se puede demostrar, mediante certificado energético actualizado, que el consumo de energía no renovable para calefacción y refrigeración ha disminuido al menos un 7% respecto a la situación anterior. En caso de que hubiere una expectativa de arrendamiento de la vivienda, el contrato de arrendamiento debería formalizarse antes del 31-12-2023 para que dicha reducción pudiera aplicarse. La base máxima anual para deducir será de 5.000 euros y deberá computarse en el ejercicio que se expida el nuevo certificado energético (con límite hasta el 1-1-2023). Si el certificado se expide posteriormente, se abonará en el último ejercicio, tomando en consideración el periodo del 6-10-2021 hasta el 31-12-2022.
  2. Se podrá deducir hasta un 40% de las cantidades satisfechas por las obras realizadas desde 6-10-2021 hasta el 31-12-2022 si se puede demostrar, mediante certificado energético actualizado, que el consumo de energía no renovable para calefacción y refrigeración ha disminuido un 30%, o bien ha existido un cambio de clase energética a tipo A o B. La base máxima anual para deducir será de 7.500 euros y deberá computarse en el ejercicio que se expida el nuevo certificado energético (con límite hasta el 1-1- 2023). Si el certificado se expide posteriormente, se abonará en el último ejercicio, tomando en consideración el periodo del 6-10-2021 hasta el 31-12-2021. Esta reducción no aplica a partes de la vivienda afectadas a actividad económica.
  3. Los propietarios de viviendas ubicadas en edificios de uso predominantemente residencial pueden deducir un 60% de las cantidades satisfechas por las obras realizadas desde el 6-10-2021 hasta el 31-12-2023 si se puede demostrar, mediante certificado energético actualizado, que el consumo de energía no renovable para calefacción y refrigeración ha disminuido un 30% o bien ha existido un cambio a clase energética a tipo A o B. La base máxima anual para deducir será de 5.000 euros y podrán prorratearse las cantidades no reducidas en los próximos cuatro ejercicios sin superar los 15.000 euros en total.

Consideraciones finales

  • La base de deducción siempre será la cantidad existente en la transacción comercial ( mediante tarjeta, transferencia bancaria, cheque) menos las subvenciones percibidas (si es que las hubiera).
  • Se consideran cantidades satisfechas para las obras realizadas aquellas necesarias para su ejecución (honorarios profesionales, costes de redacción de proyectos técnicos, técnicos, dirección de obras, comisiones de los certificados).
  • Las deducciones se restan de la cuota íntegra estatal.

Real Decreto 152/2022, de 22 de febrero, por el que se fija el salario mínimo interprofesional para 2022.

BOE 23-02-2022

Cuantía del salario mínimo interprofesional:

Queda fijado en 33,33 euros/día o 1.000 euros/mes, según el salario esté fijado por días o por meses. Calculo anual 1000 x 14 mensualidades.

Personas trabajadoras eventuales, temporeros y temporeras, y empleadas y empleados de hogar:

Las personas trabajadoras eventuales, así como las temporeras y temporeros cuyos servicios a una misma empresa no excedan de ciento veinte días percibirán, conjuntamente con el salario mínimo a que se refiere el artículo 1, la parte proporcional de la retribución de los domingos y festivos, así como de las dos gratificaciones extraordinarias a que, como mínimo, tiene derecho toda persona trabajadora, correspondientes al salario de treinta días en cada una de ellas, sin que la cuantía del salario profesional pueda resultar inferior a 47,36 euros por jornada legal en la actividad.

De acuerdo con el artículo 8.5 del Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar, que toma como referencia para la determinación del salario mínimo de las empleadas y empleados de hogar que trabajen por horas, en régimen externo, el fijado para las personas trabajadoras eventuales y temporeras y que incluye todos los conceptos retributivos, el salario mínimo de dichas empleadas y empleados de hogar será de 7,82 euros por hora efectivamente trabajada.

Entrada en vigor y periodo de vigencia:

Este real decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado» y surtirá efectos durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2022, procediendo, en consecuencia, el abono del salario mínimo en el mismo establecido con efectos del 1 de enero de 2022.

Procederemos a ponernos en contacto con aquellos empleadores que tuvieran trabajadores afectados para llevar a cabo la regularización.

Nuevas deducciones temporales: eficiencia energética

Con efectos desde el 6-10-2021, y con el objeto de avanzar en el cumplimiento de los objetivos de rehabilitación de edificios, se introducen, entre otras medidas, tres nuevas deducciones temporales en la cuota íntegra estatal del IRPF aplicables sobre las cantidades invertidas en obras de rehabilitación que contribuyan a alcanzar determinadas mejoras de eficiencia energética de la vivienda habitual o arrendada para su uso como vivienda, y en los edificios residenciales, acreditadas a través de certificado de eficiencia energética.

  • Deducciones por obras que contribuyan a la mejora de la eficiencia energética de la vivienda habitual o arrendada para su uso como vivienda, realizadas a partir del 6-10-2021 y hasta el 31-12- 2022:

a) Deducción de hasta un 20% de las cantidades satisfechas por las obras, con una base máxima de deducción de 5.000 euros anuales, siempre que las obras realizadas contribuyan a una reducción de al menos un 7% en la demanda de calefacción y refrigeración, acreditable a través de la reducción de los indicadores de demanda de calefacción y refrigeración del certificado de eficiencia energética de la vivienda.

b) Deducción de hasta un 40% de las cantidades satisfechas por las obras, hasta un máximo de 7.500 euros anuales, siempre que las obras realizadas contribuyan a una reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable, acreditable a través de la reducción del referido indicador de consumo de energía primaria no renovable del certificado de eficiencia energética de la vivienda, o mejoren la calificación energética de la vivienda para obtener una clase energética «A» o «B», en la misma escala de calificación.

Las deducciones apuntadas se practicarán en el periodo impositivo en que se emita el certificado, que en todo caso, debe ser expedido como fecha límite el 31-12-2022.


  • Deducción de hasta un 60% de las cantidades satisfechas por el contribuyente titular de la vivienda, hasta un máximo de 15.000 euros, por obras de rehabilitación realizadas desde el 6-10-2021 y hasta el 31-12- 2023, que mejoren la eficiencia energética en edificios de uso predominante residencial en las que se obtenga una mejora de la eficiencia energética del conjunto del edificio en el que se ubica, siempre que se acredite a través de certificado de eficiencia energética, una reducción del consumo de energía primaria no renovable, referida a la certificación energética, de un 30% como mínimo, o bien, la mejora de la calificación energética del edificio para obtener una clase energética «A» o «B», en la misma escala de calificación.

El certificado necesario para aplicar esta deducción debe ser expedido como fecha límite el 31-12-2023.